DETRÁS DE UN BUEN VIAJE SIEMPRE HAY MUCHO TRABAJO por Alba Ramírez

La idea de que los estudiantes vayan a Inglaterra a pasar una semana lingüística se lleva gestando desde hace 3 años. Surgió a raíz de que se perdió el intercambio con Noruega, ya que encontraron un instituto situado en una mejor zona a nivel turístico, que les interesaba más, en Granada.

Profesoras acompañantes: Pilar Zorraquino, Almudena Segura y Yolanda Lamelas.

Al parecer, no fue muy costoso que las familias quisieran acoger estudiantes, puesto que el principal interés de los ingleses es la economía. También antes de que integrasen a los estudiantes,  Nathalie, la encargada de la coordinación con las familias de acogida,  inspeccionaba las casas para comprobar las condiciones de éstas y así ver que no hubiera ninguna deficiencia. Todo estaba correctamente planeado, razón por la cual no ha habido ningún problema.

 

 

http://ieselaios.catedu.es/prueba/wp-content/uploads/sites/18/2017/05/IMG-20170214-WA0029-300x225.jpg
Frente al London Eye, en Londres.

 

Para los estudiantes de nuestro instituto ha resultado emocionante poder viajar a otros países en compañía de amigos, practicar el idioma, moverse por el mundo, conocer otras tradiciones, costumbres, platos típicos… y sobre todo disfrutar de la experiencia.

Los alumnos, de visita a Canterbury

Sólo había 40 plazas, por lo que hubo que someterlo a sorteo debido al gran número de estudiantes interesados. A algunos nos dio pena dejar aquí a personas que sabíamos que tenían muchas ganas de ir, pero les tuvimos informados en cada momento, compartiendo la experiencia para que, aunque no pudieran venir, pudiesen ir con sus familias y visitar sitios recomendados por el Departamento de Inglés y compañeros.

Frente a la casa de Charles Dickens, en Broadstairs.

En cuanto a las opiniones del Departamento de Inglés y estudiantes con respecto a dicho viaje, he de decir que no hay ningún comentario negativo. Por parte del Departamento de Inglés, es un placer llevarnos y que nos integremos allí con la lengua ya que es una manera rápida, fácil y sin duda, divertida de aprender un idioma. Los estudiantes regresaron a Zaragoza encantados y no querían asimilar que estaban de vuelta a la rutina, pero, ya era hora de volver. Todos quedaron satisfechos con todas las actividades propuestas anteriormente.

 

Preparando con esmero el “fish and chips”.

Entre otras, estas son las actividades que destacamos: el viaje a Londres, la clase de ¨fish and chips¨ puesto que era una novedad para los estudiantes y visitar Canterbury para comprar regalos y recuerdos.

Disfrutando en la bolera.

Como podéis apreciar fue una semana intensa y altamente   recomendable.