Carrera universitaria, deporte de élite y amigos a la vez… ¡NO ES IMPOSIBLE!

 

A veces  pensamos que estudiar una carrera es lo más importante y es lo único en lo que debemos centrarnos para poder tener un futuro. Dado que gente como yo no pensamos así sino que con organización se puede conseguir ser buen estudiante y sacar una carrera a la vez que hacemos cosas que nos gustan, aquí abajo os muestro una entrevista a Lara González (de 23 años). Jugadora de baloncesto en el IDK Gipuzkoa en la máxima competición  que compagina: el baloncesto, la universidad en la que está estudiando ADE y eso conocido por la juventud como “vida social”; dispuesta a demostrar que eso de conseguir hacer todas estas actividades y con éxito no solo es cosa de las películas, sino que con esfuerzo también puede hacerse una realidad.

 

¿Cómo te organizas para estudiar y llevar una vida normal a la vez que entrenas todo lo necesario?

Intento organizarme de la mejor manera que puedo, ya que no dispongo de mucho tiempo libre. Quiero decir, intento aprovechar los ratos de la universidad y los ratos libres que tengo para poder hacer los deberes, poner un poco al día los apuntes, estudiar…

¿Se te ofrece algún tipo de facilidad por parte de la universidad para compaginarlo?

No sabría que responder a esta pregunta. La universidad sí que tiene algún tipo de facilidad como es la de autores para gente deportista en la élite. Yo lo tuve un año, pero tampoco me sirvió de mucha ayuda. También he de decir, que la mayoría de los profesores saben mi situación deportiva, y muchos de ellos no te ofrecen mucha ayuda, ya que solo piensan en que sólo existen sus respectivas asignaturas.

¿Crees que el deporte puede bajar tu rendimiento universitario?

Sí creo que el deporte puede bajar el rendimiento académico, ya que es una situación en la que estoy ahora mismo. Quiero decir, mucha gente de mi clase ha terminado la carrera cosa que yo todavía no. Puede ser porque ellos puedan dedicar más tiempo al estudio que yo, por la simple razón de que ellos no hagan ningún tipo de deporte al que le requieras dedicar mucho tiempo.

 

¿Cuál es tu motivación para levantarte cada día y seguir exprimiendo así tu tiempo a pesar del cansancio?

Bueno a pesar del cansancio, que es algo habitual en mi, intento levantarme con la máxima energía que puedo. Mi motivación a día de hoy, es terminar mi carrera para poder llegar a ser algo en un futuro, ya que del baloncesto es muy difícil vivir una vida entera. A pesar de pensar en asegurar mi futuro, ambas cosas son cosas que me apasionan, que me gustan y que me motivan, sino no dedicaría mi mayor tiempo, por no decir entero a esas dos cosas.

¿Qué es más normal, dejar de entrenar por estudiar o dejar de estudiar por ir a entrenar?

Respecto a mi opinión y siendo deportista de élite, creo que es más normal dejar de estudiar por ir a entrenar, porque creo que en la mayoría de los equipos si que te pueden dar alguna que otra facilidad para estudiar (como es en mi club, por ejemplo), pero creo que al fin y al cabo tú tienes una responsabilidad y compromiso con el club, y es poco probable que puedas faltar a entrenar. En mi club por ejemplo, la gente que tiene clase por la mañana, va a clase y no viene al entrenamiento de la mañana. Al fin y al cabo te dicen, que lo primero es lo primero. Que también creo que en algún otro equipo no se si se podría tener esas facilidades.

 

¿A qué has tenido que renunciar por el deporte y el equipo?

Pues por el deporte y por el equipo, he tenido que renunciar a viajes tanto con mis padres como con mis amigos, a estar con mis amigos una tarde o alguna comida familiar por tener que entrenar o estar de viaje.También he tenido que renunciar a trabajos, como por ejemplo, a dar clases particulares a niños. Al final, tienes un compromiso con el equipo, que tienes que responder a pesar de dejar otras cosas en la cuales te apetecería estar más.

¿Crees que está infravalorado el baloncesto femenino en comparación con el masculino? ¿Cómo crees que se puede mejorar?

Pues creo que antes estaba mucho más infravalorado que ahora. Creo que ahora se le está dando mucha más importancia al deporte femenino, ya que se están dando mucho más logros. Pero a pesar de eso, creo que sigue infravalorado el deporte femenino, en comparación al masculino. Creo que mejorar se puede mejorar, a pesar de que con el tiempo vaya mejorando. Pero creo que la manera de mejorar eso, es dando más visibilidad a todo el deporte femenino.

¿Te exigen algún tipo de dieta o rutina desde el equipo?

No, ninguna dieta, ni ninguna rutina nos exigen desde el club. Creo que nosotras somos bastante responsables para qué podemos llevar a cabo y qué no para estar en la mejor disposición del equipo.

¿Tu familia te apoya en querer seguir entrenando a pesar de que te pueda costar más sacar una carrera?

Sí. Mi familia siempre me apoya  en todo lo que hago. Mi madre si que igual es la que más me dice que alguna facilidad más me podrían dar, tanto a mi como a todos los deportistas. Pero bueno, ella ya sabe que eso es un poco complicado, porque al fin y al cabo, cada uno piensa en lo suyo.

¿Te ha supuesto una “pérdida” excesiva de tiempo o de relación con amigos por tener que dedicar la mayoría de tu tiempo a entrenar?

No creo que perdida sea la palabra adecuada, porque puedo perder tiempo de quedar con amigos pero creo que ese tiempo que no he estado con ellos lo estoy invirtiendo en otra cosa que me gusta. Por lo tanto diría que no me ha supuesto mucha pérdida. Pero como he dicho en alguna otra pregunta anterior, creo que el deporte me quita mucho tiempo, tanto como para estudiar como para estar con mis amigos y familia. Pero siempre he creído que quien algo quiere algo le cuesta no, entonces creo que si te organizas de una manera correcta, tienes tiempo para todas esas cosas.

¿Por qué decidiste empezar en este deporte? ¿Y estos estudios?

Desde muy pequeña, siempre me ha gustado el deporte, pero el deporte en equipo en especial. Empece a jugar a este deporte en el cole, en el deporte escolar, y me decidí por el baloncesto, porque el jugar al balón con los pies no se me daba nada bien, entonces como vi que el baloncesto no se me daba mal, pues aposté por ello.

Y respecto a los estudios, decidí hacer ADE (Administración y dirección de empresas), porque desde pequeña me gustaba andar con muchos papeles y también, porque los números me gustan mucho, las mates especialmente.

 

¿Gracias a este deporte has podido conocer a gente que ha cogido gran importancia en tu vida (entrenadores, afición, amigos, compañeras de equipo, etc)?

Gracias al baloncesto he podido conocer a mucha gente, la cual me ha ayudado a mejorar mucho en el deporte como son mis entrenadores desde que empecé a jugar a baloncesto. También he conocido a muchísima gente, que me ha ayudado a mejorar y a crecer como persona. He aprendido mucho, especialmente a valorar las cosas, las personas, los momentos… que quizá cuando eres pequeña no las valoras. Entonces, estoy muy agradecida por todo lo que me ha dado el baloncesto y espero que me siga dando.

 

¿Qué es lo más importante que agradecerías al baloncesto por haberte enseñado o dado?

Lo que más agradecería al baloncesto sería todo lo que me ha enseñado para mejorar como persona, a ser mejor persona, a ser menos tímida a la hora de abrirse a un grupo de personas, a valorar todo como se debe de valorar, por enseñarme unos valores que me sirven para el día a día y sobre todo, que todo trabajo tiene su recompensa.

 

Desde aquí agradecemos una vez más el tiempo empleado por esta jugadora que como hemos comprobado y nos ha explicado, está muy ocupada, y por la cercanía y naturalidad hablando durante toda la entrevista. Gracias por dejarnos conocer la vida de gente como tú, que  normalmente no tenemos las posibilidades de conocer pero pueden resultar útiles a la hora de tomar nuestras decisiones. Mucha suerte en las próximas temporadas, ¡y en los exámenes de la universidad!

Viaje a Escocia 2018

En este vídeo se pueden ver los paisajes, calles y monumentos vistos en Escocia con música de fondo. Se intentó hacer un vlog comentando lo que íbamos haciendo, pero debido a distintas circunstancias no se pudo hacer. Sin embargo espero que este vídeo que ha costado lo suyo hacerse sea de vuestro agrado.

La igualdad es un derecho

La RAE define la igualdad social como principio que reconoce la equiparación de todos los derechos ciudadanos, sin exclusión de ninguno de ellos, en derechos y obligaciones.

Con que ironía se puede llegar a contradecir la definición con la práctica de esto, porque obviamente todo el mundo es igual, ¿verdad?, por eso el número de agresiones machistas/homófobas/racistas es casi inexistente.

Estas agresiones hoy en día “no nos sorprenden” ya que hemos visto alguna desde que nacemos, estas discriminaciones han existido a lo largo de la historia, ya que como sabemos existieron la compra de esclavos africanos por personas blancas, las tremendas torturas que aplicaban a los homosexuales en la Edad Media o que el derecho a voto femenino este sin legalizar en muchos países.

Aún hay mucha gente que dice que el machismo, el racismo o la homofóbia son casi inexistentes. ¿Son casi inexistentes?¿De verdad?

En lo que llevamos de año han muerto 6 mujeres por violencia de género. El número de muertes machistas en 10 años ya sobrepasa el número de muertes provocadas por ETA en 42 . En muchas empresas las mujeres cobran hasta un 23% menos que los hombres por ejercer el mismo trabajo.

Solo 25 países en todo el mundo tienen legalizado el matrimonio homosexual. En 72 es ilegal y en 8 de ellos es pena de muerte.

En EE.UU, en teoría uno de los países mas desarrollados del mundo las personas transgénero no pueden entrar en el ejército.

Aunque España fue uno de los primeros países en legalizar el matrimonio homosexual, estas personas tienen muy difícil adoptar. Aun así nuestro presidente fomenta la igualdad.

En EE.UU las personas de color tienen condenas 20 veces mayores que las personas blancas. El color de la piel influye a la hora de encontrar trabajos superiores.

No me extraña estas situaciones cuando más de un 30% de la juventud, que en teoría deberíamos ser los mas concienciados, ven normal las agresiones en la pareja, vean antinatural las relaciones homosexuales al decir que no se muestren en público o que las personas de otra nacionalidad sean inferiores.

No es que ahora haya mucho feminista o personas homosexuales o personas de otra raza, lo que pasa es que antes se nos callaba a todos, pero ahora luchamos por nuestros derechos, por un respeto, por la igualdad.

Las grandes olvidadas

Seguro que muchos de nosotros, y ojalá me esté equivicando, no hemos leído ningún artículo de muchas de estas mujeres que han sido tan importantes y, a la vez, tan reprimidas en el mundo de la medicina. Y, por desgracia, también han sido tan desconocidas ya que, a lo largo de la historia, los términos mujer y ciencia, raramente se han hallado unidos.

Y sí, he conjugado bien el verbo “hemos leído” y he empleado el pronombre “nosotros” porque, por desgracia, me incluyo en este asunto, en el hecho de desconocer a muchas de las mujeres que  han sido pioneras en el campo de la medicina, y que han sido ocultadas por la sociedad, o que no ha podido ser reconocido su éxito simplemente por el hecho de ser lo que eran, mujeres.

¿Qué vamos a saber nosotros de alguien que no sale ni en los libros de texto?

¿Qué vamos a saber de personas a las que no se les ha reconocido apenas ningún éxito y que el mérito se lo ha llevado otro hombre?

Pues bien, creo que ya es hora de que esto cambie y por ello he decidido hablar de dos mujeres que, a pesar de que nos suenen desconocidas, han realizado importantes avances en el mundo de la ciencia o han sido grandes pioneras en este campo.

En primer lugar Elizabeth Blackwell, primera mujer médica en el mundo. Nació el 3 de Febrero de 1821 en Brístol, Reino Unido. Elizabeth se unió a la causa abolicionista, a la defensa de los derechos de la mujer y el sufragismo.

Elizabeth Backwell

 

Fue, una experiencia personal la que le hizo cambiar de parecerá cerca de su desagrado por la medicina: una amiga afectada por una enfermedad terminal le confesó que se habría sentido más a gusto si hubiera sido tratada por médicos mujeres, y este simple comentario fue el que hizo prender en Elizabeth la llama de la vocación. Con ayuda del reverendo Dickson, Elizabeth empezó a pedir plaza en todas las escuelas de medicina de Nueva York y Philadelphia, sin que ninguna la aceptara. Mientras tanto, empezó a estudiar anatomía bajo la dirección de Jonathan M. Allen.

Desencantada, Elizabeth pidió plaza en 12 escuelas menores. En 11 la rechazaron sin contemplaciones. La número 12 fue el Geneva Medical College, en el estado de  Nu

eva York. Allí, ante la sorprendente petición, decidieron someter el caso a la votación del resto de estudiantes, con la condición de que no sería admitida si uno solo de los alumnos mostraba desacuerdo. En el fondo, estaban seguros de que sería rechazada. Casi como una broma, y convencidos de que ganaría el “no” o de que la candidata terminaría por desistir en su empeño, todos los estudiantes votaron que “sí” y Elizabeth fue admitida.

 

En 1857, con la ayuda de su hermana Emily, funda la New Yo

rk Infirmary for Indigent Women and Children, atendida por personal exclusivamente femenino (entre otras cosas, porque la mayoría de colegas varones se negaron a colaborar con ellas).

Cansada de la oposición que habia recibido en Europa, decido fundar en Inglaterra la  London School of Medicine for Women, a pesar de su convicción de que hombres y mujeres debían recibir formación médica en las mismas escuelas

En segundo lujar, Margaret Sanger. Nacida el 14 de septiembre de 1879, en  Corning, Nueva York, Estados Unidos. A Margaret le aterraban las mujeres que se pasaban la vida dando a luz. Tanto, que hasta habló con Gandhi para tratar de convencerlo de que intentara introducir algún sistema de control de la natalidad en India, un país que todavía hace menos de 50 años combinaba un explosivo crecimiento en su población, con una enorme incapacidad para alimentarla.

Era enfermera y fundó la primera institución de planificación familiar de la historia y fue la principal promotora en favor de un fármaco que permitiera el embarazo, lo que la condujo a la cárcel. 

Margaret Sanger

  Un 1914, Margaret decidió iniciar una campaña activa de concienciación social sobre la necesidad de desarrollar métodos anticonceptivos que frenara aquel número exagerado de embarazos no deseados. Para ello fundó una revista femenina titulada La mujer rebelde (The Woman Rebel) en la que, bajo el lema “Sin dioses ni maestros” defendió la anticoncepción. Después de años de lucha, en 1951, Margaret conseguía financiación para avanzar en la investigación de la píldora anticonceptiva.